mayo 26, 2024

Advertencia: Esta historia contiene elementos tenebrosos que pueden no ser apropiados para todos los lectores.

En las profundidades del Bosque Encantado, se encontraba una vieja mansión abandonada. Se decía que en su interior, oculto entre sus sombras, se encontraba un oscuro secreto relacionado con el famoso personaje de Mickey Mouse.

Había rumores de que el famoso ratón de Disney, Mickey Mouse, no siempre fue el alegre y animado personaje que conocemos. Se decía que en los inicios de su creación, Walt Disney experimentó con una versión más siniestra de Mickey, pero pronto se dio cuenta de que su apariencia y comportamiento eran demasiado perturbadores para el público y decidió descartarla.

Sin embargo, en la mansión abandonada, se decía que esa versión siniestra de Mickey Mouse había cobrado vida y se encontraba atrapada en su interior. Los valientes que se aventuraron a entrar en la mansión afirmaban haber visto sombras que se movían sigilosamente y escuchado risas espeluznantes que parecían provenir de las paredes.

Una noche, un joven llamado Alex decidió explorar la mansión. Impulsado por la curiosidad y la intriga, se adentró en sus pasillos oscuros con una linterna en mano. A medida que avanzaba, podía sentir una presencia maligna acechando a su alrededor. El ambiente se volvía cada vez más opresivo y los susurros inquietantes llenaban el aire.

De repente, una figura sombría apareció ante él. Era Mickey Mouse, pero no era el personaje amigable y sonriente que todos conocían. Esta versión de Mickey tenía ojos oscuros y penetrantes, una sonrisa macabra y dientes afilados que parecían brillar en la oscuridad. Su risa era escalofriante y su presencia emanaba un aura de maldad.

Mickey Mouse se abalanzó sobre Alex, persiguiéndolo por los pasillos de la mansión. El joven corría desesperadamente, sintiendo que cada esquina a la que se dirigía solo lo llevaba más profundamente al corazón de la oscuridad. Pero, para su sorpresa, encontró un pequeño escondite en una habitación olvidada.

Mientras permanecía escondido, Alex se preguntaba qué había provocado la transformación de Mickey Mouse en esta siniestra versión. Se decía que había sido un experimento fallido, una combinación de magia negra y deseos oscuros que habían corrompido al inocente personaje. Desde entonces, Mickey había quedado atrapado en la mansión, buscando liberarse y llevar consigo a aquellos que se atrevieran a cruzar su camino.

La noche se hizo interminable mientras Alex esperaba en su escondite. La risa tenebrosa de Mickey Mouse resonaba en sus oídos, llenando su mente de temor y desesperación. Finalmente, cuando el amanecer comenzó a iluminar el horizonte, el joven se atrevió a salir de su escondite y escapar de la mansión.

Después de esa aterradora experiencia, Alex decidió contar su historia al mundo. Sin embargo, muchos no creyeron en sus palabras,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *